banner2

Noticias

  1. Pocos ejemplos ilustran mejor la situación de los biocarburantes avanzados que la planta de etanol celulósico de Hugoton en Kansas (Estados Unidos). Abengoa empezó a producir etanol en ella en 2014 con rastrojos de maíz y sorgo y paja de trigo. Desde entonces ha estado más tiempo parada que en operación. Pasó a manos de Synata Bio, y luego a Seabord Energy, que la quiere convertir en una planta de “diésel renovable”. La Agencia Internacional de la Energía (IEA Bioenergy) acaba de publicar un informe en el que constata que el coste de producción de los biocarburantes avanzados sigue siendo el gran obstáculo para su desarrollo.
  2. En 2020 el mercado fotovoltaico mundial experimentará un crecimiento del 14 por ciento, hasta los 142 gigavatios (GW) de nueva potencia instalada. Así lo estima un análisis del mercado realizado por IHS Markit, según el cual a finales del presente año serán ya 43 los países con más de un gigabitio (GW) de potencia fotovoltaica instalada. Este crecimiento estará impulsado por las grandes instalaciones, con más de un megavatio (MW) de potencia.
  3. El grupo energético, que integra los negocios de comercialización y de generación de electricidad 100% renovable y está especializado en pymes, anuncia unos beneficios de 25,4 millones de euros al cierre de 2019 y una facturación de 1.048 M€, lo que supone un aumento del 5,8% respecto al año anterior. En número de clientes, ha crecido un 11% el año pasado.
  4. La filial en el país de la multinacional española Acciona ha anunciado la firma de un contrato de venta de energía (PPA, por sus siglas en inglés) con la empresa de origen alemán K+S, principal productora y comercializadora chilena de sal, para abastecer a partir de abril sus instalaciones con energía procedente de las plantas renovables de la compañía.
  5. No ha cundido el pánico entre el sector de la biomasa porque aseguran que desde el Gobierno les han dicho que responde más a ajustes técnicos que a limitación de potencia en sí, pero el caso es que el nuevo borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) baja el objetivo de potencia eléctrica instalada en 2030 de 1.677 a 1.408 megavatios. Lo que sí sigue viendo el sector es “falta de ambición”, tanto en el lado térmico como en el eléctrico, aunque el documento contiene más valoraciones positivas sobre el papel de la biomasa.